La misma de ayer, la incondicional