A veces solo hay que decir hola juan carlos cómo estás chupapija y seguir