Al borde de la simpatía, pero siempre cara de otro